Frequency II

(El prestigioso crítico cinematográfico Charlie Churrales, presentador del programa radiofónico Polvo a las estrellas, hojea distraídamente una revista guarra mientras espera a que llame algún radioyente. A un aviso de control, se ciñe los cascos y se dispone a atender la primera llamada de la noche).

CHARLIE.- Buenas, noches, dígame
OYENTE.- Buenas noches, buenas noches ¿Estoy en el aire?
CHARLIE.- Gravitando sobre el cielo mismo de Madrid ¿Desde dónde me llamas?
OYENTE.- Más bien debiera preguntar desde cuándo, porque llamo nada menos que desde el futuro.
CHARLIE.- Increíble ¿Y cómo es posible eso?
OYENTE.- No lo sé. Debido a un corrimiento temporal, supongo. El caso es que para mí son las nueve y cinco, en vez de las nueve. Eso me da perspectiva histórica.
CHARLIE.- ¿Y cómo se ve el futuro? ¿Se empiezan a notar algo los efectos de la recuperación económica?
OYENTE.- Psché… Creía atisbar luz al final del túnel, pero luego resultó ser que me había dejado encendida la luz del baño, que está al fondo del pasillo. Una vez apagada ésta, se ve todo bastante negro, la verdad.

(Se oye el ruido de una cisterna)

OYENTE.- Buenas noches, buenas noches ¿Estoy en el aire?
CHARLIE.- Gravitando sobre el cielo mismo de Madrid ¿Desde dónde me llamas?
OYENTE.- Desde Barcelona la Nit. Suerte que me ha dado tiempo a terminar la meada antes de venir a hablar contigo, Charlie. Tengo la sensación de estar hablando con un viejo amigo.
CHARLIE.- Y en cierto modo lo somos. Acabo de hablar con tu alter ego en el futuro, por uno de esos plegamientos espacio-temporales.
OYENTE.- ¿De verdad? Siento curiosidad ¿Cómo seré yo en el futuro?
CHARLIE.- Parecido a ahora. Era tu propio yo, hablándome desde las nueve y cinco. Me dijo que se había (es decir, que te habías) dejado la luz del baño encendida.
OYENTE.- Cierto es, a fe mía. Voy raudo y veloz a apagarla.

(Hay una breve pausa, durante la cual se oye el débil click de un interruptor distante)

OYENTE.- ¿Sigues estando ahí?
CHARLIE.- Aquí y ahora. Cuando quieras, podemos hablar algo de cine, para variar.
OYENTE.- Por supuesto. Quería preguntarte por el título de una película, que no me acuerdo.
CHARLIE.- Dispara. Soy todo oídos.
OYENTE.- La acción se sitúa en pleno corazón de Wall Street, donde un bróker pierde la ocasión de cerrar una operación que le hubiera reportado ganancias por varios millones de dólares al sentirse acometido por un repentino ataque de diarrea.
CHARLIE.- ¡No me digas más! Te estás refiriendo a La putrefacción se llamaba Gordon.
OYENTE.- ¡La misma! Hay que ver. Tienes una memoria auténticamente privilegiada. De elefante, diría yo.
CHARLIE.- Esta película, recordarás, recibió el óscar a los mejores chorizos especiales.
OYENTE.- ¡Que si lo recuerdo! Como si la hubiera hecho yo mismo. De hecho, la hice yo mismo.
CHARLIE.- ¡No me digas que estoy hablando con el famosísimo Gordon Rotten!
GORDON.- El mismo que viste y caga.
CHARLIE.- ¡Increíble! Este es un placer tan inesperado como nauseabundo para mí.
GORDON.- El sentimiento es mutuo, faltaría más. Te doy las gracias por haberme refrescado la memoria. Son tantas las películas que he producido que ya ni me acuerdo.
CHARLIE.- Que conste que soy un gran admirador suyo. Tengo un póster con su efigie enfrente mismo del inodoro, para ayudarme a defecar mejor.
GORDON.- Realmente conmovedor. Siento que se me abren los esfínteres tan sólo con oírlo.
CHARLIE.- Puede pedirme usted lo que quiera. Si desea que le dedique algún tema musical… Tenemos aquí de todo: desde el Réquiem de Mozart hasta un CD con todos los éxitos de Parchís.
GORDON.- Pues, para serte sincero, quiero pedirte que te vayas de la emisora. De hecho, ese era el verdadero objeto de mi llamada.
CHARLIE.- ¿Perdón?
GORDON.- Lo que oyes. Acabo de adquirir tu emisora de mierda en una rutinaria operación de ingeniería financiera y he optado por hacerles un ERE a todos los empleados de probada incompetencia, como por ejemplo tú mismo, tan dado a pajearte en horas de trabajo.
CHARLIE.- Hombre, tampoco es para ponerse así, digo yo…

(En eso, se abre la puerta que da acceso al habitáculo y entra por ella otro Charlie Churrales, de aspecto bastante deplorable,  con el nudo de la corbata aflojado y barba de días).

CHARLIE 1º.- ¿Y tú de dónde sales?
CHARLIE 2º.- Más bien deberías preguntar de cuándo. Yo también procedo del futuro. El señor Rotten me ha dado permiso para venir a la emisora a recoger mis cosas (Dicho esto, comienza a meter las revistas guarras en un saco de basura).
CHARLIE 1º (indignado).- ¿Y era necesario darse tanta prisa?
CHARLIE 2º (encogiéndose de hombros).- No sabes cómo las gasta el señor Rotten. Siempre lo quiere todo para ayer.
CHARLIE 1º (acercándose desconsoladamente al micrófono).- En fin, señor Rotten, sigue en pie el ofrecimiento ¿Algún tema que dedicar antes de que me vaya?
GORDON.- Pues hombre, ya que insistes… Me gustaría oír la canción ganadora del festival de eurovisión.
CHARLIE 1º.- ¡Pero si el festival de eurovisión no es hasta la semana que viene!
GORDON (resoplando impaciente).- ¡Y dale! ¿Todavía no te has enterado de que yo vivo en el futuro? Deberías tener más visión de futuro, Charlie. Estas cosas te pasan por no ser emprendedor.
CHARLIE 1º.- En ese caso, ¿podría usted decirme cuál será la canción ganadora?
GORDON.- ¿Y cuál va a ser? ¡La de España, naturalmente! Deberías saber, o al menos intuir, que éste va a ser un gran mes para España, entre eurovisión, la final de la champions y las elecciones europeas. No es que me guste hacer de Elena Francis, pero ahí va un buen consejo para ti: aprende a ser positivo y a ver el futuro con optimismo. Ya verás cómo enseguida empieza a cambiar tu suerte.
CHARLIE 1º (murmurando entre dientes).- No, si ya lo veo, ya. (Dirigiéndose a Charlie 2º) ¿Puedo quedarme ésta?
CHARLIE 2º.- Puedes. Total, va a acabar siendo mía igual…

(Charlie 1º recoge la revista guarra que andaba manoseando en el momento en que llamó Gordon Rotten. Los dos Charlies abandonan la emisora cabizbajos y compungidos, mientras suenan en el aire los acordes de Dancing in the Rain, cantada por Ruth Lorenzo. Finalizada la canción, da comienzo el noticiario de las 10, en el que se oye la noticia de la victoria del Atleti en la final de la champions y de Elena Valenciano en las elecciones europeas. Mientras tanto, va cayendo lentamente el telón).

Jardiel Poncela

Anuncios

2 pensamientos en “Frequency II

  1. Phil O'Hara dice:

    Siempre me fascinó esa vis adivinatoria de sus personajes. Quiera Fortuna que acierte en lo del Atleti, ya que en lo de Valenciano me da a mí que ni aunque la diosa quiera. Sea como fuere, magnífica y alocada sátira, don Jardiel.

    Me gusta

  2. Muchas gracias por sus cumplidos comentarios, señor O’Hara. A decir verdad, no sabría precisar si lo del Atleti es exactamente una corazonada o más bien un deseo (siempre me cayó bien el Atleti, y todavía arrastro el trauma de la estrepitosa derrota que sufrió hace cuarenta años, en su anterior final de Copa de Europa, a manos del Bayern de Múnich). En cuanto a lo de Elena Valenciano y Eurovisión, se trata evidentemente de sendas ironías descarnadas a ultranza. Aunque ahora no sé si voy a poder dormir tranquilo durante lo que queda de mes. Lo mismo les da por ganar a las dos (a Elena y a Ruth), aunque sólo sea por dejarme en mal lugar a mí.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

4 en Línia

Som 4 joves estudiants de Periodisme amb moltes idees per compartir

La Moviola

Crónica deportiva juiciosa y sensata

Football Citizens

La Biblioteca del Fútbol

Descartemos el revólver

[El blog de Juan Tallón]

Bendita Dakota

El blog de Jardiel Poncela y Phil O'Hara.

Damas y Cabeleiras

Historias de un tiquitaquero blandurrio cuyo único dios es el pase horizontal

¡A los molinos!

“Cada vez que se encuentre usted del lado de la mayoría, es tiempo de hacer una pausa y reflexionar”. M. Twain

EL BLOG DE SOME

Marc Roca, "Some"

contraportada

escritos a la intemperie de Diego E. Barros

A %d blogueros les gusta esto: