Invitación a la lógica

Cuenta Vila-Matas que Kassel no invita a la lógica. La verdad es que no hace falta que cada cinco años se celebre en un lugar una exposición de arte de vanguardia para que esto ocurra. Burgos, por ejemplo, tampoco invita a la lógica. Ni Barcelona. De hecho, ningún lugar ni nada -o bien pocas cosas al menos- invitan a ella en esta España nuestra; ni en ésta ni tampoco en cualquier otra. Con honradas y exiguas excepciones, que casi me atrevería a afirmar que si fueron se trató más del fruto de la casualidad que de una voluntad férrea y manifiesta, España viene siendo un lugar que lejos de invitar a la lógica invita a todo lo contrario. Se diría incluso que el país vive de espaldas al sentido común y a cualquier lógica. Habrá quien afirme que en España sí se producen los acontecimientos al dictado de algún tipo de lógica, por mezquina que ésta sea; a ésos les diría que yerran: España, como la Kassel de la novela de Vila-Matas, no invita bajo ningún concepto a la lógica.

Hoy es lugar común pagarla con los políticos, tildándoles con razón de mera escoria, pero me resisto a ese reduccionismo. De manera parecida a Ángel Gabilondo, quien ocupara brevemente la cartera de educación, creo que, en efecto, cuando no soportamos algo en los otros -en este caso en los políticos- lo que sucede en realidad es que ese algo se nos parece mucho, demasiado. En este país hay exceso de expertos en saber lo que han de hacer los demás y, como afirma el ex ministro, “puestos a cambiarlo todo conviene incluirse”. Reducir, pues, todos los males al hecho incuestionable de que la inmensa mayoría de quienes viven de la política sean unos completos ineptos, es no darse cuenta de que los demás, o sea, la inmensa mayoría de quienes no ejercemos esa actividad, también lo somos. El problema de España, además de los políticos, somos todos los demás.

En la vieja Europa, visto lo visto, la cosa no parece darse de modo muy distinto. La que otrora rigiera los destinos del resto del orbe, ni que fuese por haber devenido el paradigma, el patrón a imitar por todas las demás naciones y culturas, y ello por méritos propios atesorados a lo largo de tantos siglos, desde que se acunase aquí la civilización, vive hoy una decadencia en todos los sentidos que la sitúa no ya al borde del precipicio, lo que tendría alguna épica, sino tras bambalinas condenada, parece, a no pintar ya nada en la escena internacional sea cual fuere la comedia, la tragedia o la tragicomedia que haya que representar. Con Kassel, la joven alemana rubia y loca y siempre vestida de luto de la novela de Enrique Vila-Matas, podríamos también vociferar nosotros aquello de “¡Europa ha muerto!” y seguramente no andaríamos mal encaminados.

¿Y el Mundo? ¿Tiene salvación en el Mundo? ¿O no anda mucho mejor que Kassel, que esta España nuestra o que la senil Europa? Si hemos de hacer caso a Vila-Matas tampoco el Mundo anda demasiado bien de salud. Enrique Vila-Matas no parece depositar fe alguna en el Mundo y la poca que aún conserva la consigna en el arte; en las denominadas vanguardias, ésas a las que el escritor catalán otorga condición de arte en sí, las únicas capaces de renovar la realidad al repensarla y permitirnos hacérnosla vivir. Pero el bueno de Vila-Matas, además de ser un extraordinario escritor es, aunque pueda no parecerlo, un espíritu optimista. A quienes no compartimos ni ese atisbo de esperanza que exhibe él no nos queda más que conformarnos con bastante menos: con irle leyendo, por supuesto, y con leer a tantos otros. Refugiarnos en esos espacios de lógica es lo poco que nos queda; aunque a diario tengamos que salir de ahí ni que sea para tratar con la cotidianidad y evitar, qué sé yo, que se nos peguen las lentejas. Pese a que Kassel no invita a la lógica, autores como el de la novela sí nos invitan a ella, y es como para estarles profundamente agradecidos; si además, como dijo Bolaño, “la verdad es que los escritores nos damos cuenta demasiado tarde de que la vida es breve”, razón por la que nos legan tanto, esa misma gratitud debiera ser eterna.

Phil O’Hara

Anuncios
Etiquetado , , , ,

2 pensamientos en “Invitación a la lógica

  1. Mis felicitaciones por haber procedido a tan lúcida disección de la lógica de modo tan lógico, señor O’Hara. Yo diría que la gran paradoja de Europa es que ella solita se está cargando todos aquellos valores que fue acuñando a lo largo de siglos y que durante generaciones enteras sirvieron de faro a los demás pueblos de la Tierra. Por citar un solo dato: nuestra Europa de la racionalidad y los derechos sociales no habría existido nunca sin la Grecia de Aristóteles y Platón o sin la Roma que nos legó obras tan impresionantes como, por ejemplo, la Eneida o el acueducto de Segovia. Nadie parece recordar que, de aquellas, nuestros arrogantes vecinos del norte no pasaban de ser una tribu de asilvestrados trogloditas que compartían habitáculo y pulgas con el ganado en sus toscas pallozas. Al escupir sobre los pueblos grecolatinos del sur, Europa está escupiendo, lamentablemente, sobre sí misma.

    Me gusta

  2. Phil O'Hara dice:

    Muy cierto. Será por eso que a poco de cruzar la frontera del medio siglo de existir ya prefiero buscar refugio entre las líneas de Borges, de Bolaño o de Cervantes (como podría haber citado a tantos otros) Pocas otras cosas me reconfortan tanto y la política, claro está, no es una de ellas. A sabiendas de que la mía no parece una actitud ejemplar, he de confesarle que me importa un bledo. Delego de modo irresponsable en cualquiera los asuntos de la res publica: difícilmente nada irá a peor y eso me basta. Por mi parte prefiero seguir leyendo. Si no es mucho pedir, ya me tendrán al corriente de como se van dando las cosas. Le deseo lo mejor, don Jardiel. Mis respetos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

4 en Línia

Som 4 joves estudiants de Periodisme amb moltes idees per compartir

La Moviola

Crónica deportiva juiciosa y sensata

Football Citizens

La Biblioteca del Fútbol

Descartemos el revólver

[El blog de Juan Tallón]

Bendita Dakota

El blog de Jardiel Poncela y Phil O'Hara.

Damas y Cabeleiras

Historias de un tiquitaquero blandurrio cuyo único dios es el pase horizontal

¡A los molinos!

“Cada vez que se encuentre usted del lado de la mayoría, es tiempo de hacer una pausa y reflexionar”. M. Twain

EL BLOG DE SOME

Marc Roca, "Some"

contraportada

escritos a la intemperie de Diego E. Barros

A %d blogueros les gusta esto: