Ver el Mundial

No hay que descuidar determinadas tradiciones. Como la de ver el Mundial. Hay que ver el Mundial; pero un Mundial no es algo que pueda verse de cualquier manera, no señor. Un Mundial hay que verlo como dios manda. No se trata sólo de sentarse frente al televisor y ver ganar a España. O verla perder. Ni de esperar a que lleguen las semifinales para ponerse a ver un Holanda-Brasil; eso sería como de nuevo rico. Ver un Mundial conlleva su liturgia; se deben atender ciertos preceptos, hacer caso de algunas normas, como la de tragarse todos los partidos, sin rechistar, poniendo todo el empeño del que uno es capaz; con fe, aunque no la tengamos, como si nos fuese la vida en ello. Para empezar es obligado vestir para la ocasión, con ropa cómoda; chándal y zapatillas sería lo más conveniente. A eso de las seis uno tiene que estar a punto para el Corea del Sur-Argelia. Otra regla poco menos que ineludible es la de ver el partido con tu hijo de doce años. Únicamente así aseguras que la tradición va a seguir perpetuándose durante al menos un par de generaciones más. La soledad puede casar muy bien con la Champions, pero está reñida con un Mundial. Tras chuparte la victoria de los africanos habrá que anular cualquier compromiso que nos impida ver el Bosnia Herzegovina-Irán. Si por lo que sea se nos pasó programar esa hora y media delante de la televisión y concertamos una cita, no queda otra que cancelarla. Incluso en el poco probable caso de que hayamos quedado con Scarlett Johansson. Nadie dijo que iba a ser fácil; pero no hay que desfallecer a las primeras de cambio; la suerte es que siempre cabe regodearse con aquel Italia-Inglaterra; hasta con el Brasil-Italia del 70; no todo iba a ser sufrir.

Las normas no acaban ahí; hay algunas reglas más. Si eres de los que vas a ver un Mundial sabes que una bandera nunca es suficiente. Deberás estar dispuesto a izar por lo menos dos, aunque tres o cuatro sería lo más sensato. Que a la roja la mandan para casa, pues habrá que apostar por otra. Por Alemania, aunque esta vez tampoco hayan convocado a Karl-Heinz, al viejo Rummenigge. Incluso la Hungría de Kocsis puede servir; quizá no para esta edición, pero Hungría siempre es un valor seguro. También se admiten filias bastante más exóticas; menos clásicas; de manera que quizá puedas echar el resto por Costa Rica o incluso por Grecia, que por algo los griegos acunaron la civilización e inventaron los Juegos Olímpicos; a nadie debiera extrañarle, pues, que Heráclito y Parménides fuesen en realidad dos grandes entusiastas de la Copa del Mundo, aunque el fútbol lo inventaran algunos siglos después en la culta Britania; pero ya se sabe, las fechas, el tiempo, siempre limitándolo todo.

Para cuando al fin el Mundial acabe, que acabará, costará retomar las rutinas diarias y volver a recuperar el ánimo; pero ya llevamos suficientes fases finales como para saber que tras cuatro años tocará vivir otro más, el siguiente. Será en las blancas estepas de la gran Rusia, la de Yashin y Mostovoi. Entretanto no quedará otra que transitar el severo periplo al amparo de la competición doméstica; ese sucedáneo que a pesar de todo mantiene cierto encanto. Y siempre quedará al menos la Champions, que es como la Copa del Mundo pero sin Brasil, ni Argentina, ni Uruguay. Por eso hay que ver el Mundial, y verlo como dios manda. Para poder bajar al bar de la esquina y comentarle al barman que si Sabella arma su once para que luzca Lionel los argentinos tienen mucha chance de alzarse con la copa; y para que él replique que quizá sí; pero porque ya no está Rummenigge, que si no a esta Alemania no la paraba nadie. Y que ojito con Brasil. ¡Qué me vas a contar! Y entre cerveza y cerveza desfilarán el gol de Cardeñosa, la naranja mecánica, aquel gol de Pelé que no fue, la mano de Dios y hasta el genio de Fuentealbilla. No hace falta que el mundo se pare; con que durante cuatro semanas ande algo más despacio y nos alcance para ver el Mundial nos basta. Porque hay que ver el Mundial; claro que hay que verlo.

Phil O’Hara

Anuncios
Etiquetado , , , , ,

5 pensamientos en “Ver el Mundial

  1. Su lúcida reflexión, señor O’Hara, me recuerda a Juan José Coy, quien fuera profesor mío en la Universidad de Salamanca allá por el año 86 (el del mundial de Méjico). Al sugerirle nosotros, los alumnos, una determinada fecha y hora para la realización del examen, meneó la cabeza reiteradamente y replicó muy serio, sin asomo alguno de ironía: “Imposible. Hay partido a esa hora”. Debo confesar que no sólo era un gran profesor, sino también una bellísima persona. Demasiado buena. Lo suyo hubiera sido suspendernos a toda aquella caterva de arrapiezos por incurrir en tamaña profanación.

    Me gusta

  2. Phil O'Hara dice:

    Debió hacerlo por sugerirle ustedes día y hora en que había partido del Mundial. Demasiado buena persona era el tal Coy. Y listo, si era de los que pensaba que hay que ver un Mundial. Saludos mi bien querido Jardiel.

    Me gusta

  3. Thoreau dice:

    Señor Jardiel, usted que presume de buena memoria, ¿no recordará por casualidad cuál era el compromiso ineludible que obligó al Profesor Coy a aplazar el examen?

    Me gusta

  4. Siento decepcionarle, amigo Thoreau. Lo he olvidado por completo, como suele pasar con las cosas importantes. A medida que uno se va haciendo mayor, se acuerda sólo de trivialidades: cosas tales como ir al trabajo, hacer la comida, etc. ¿Nigeria-Costa de Marfil, tal vez?

    Me gusta

  5. Phil O'Hara dice:

    Un Nigeria-Costa de Marfil no admite sino verlo sea como fuere. Estaba justificadísimo el aplazamiento. De un Corea del Sur-Honduras para arriba, nada excusa no sentarse frente a la pantalla del televisor.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

4 en Línia

Som 4 joves estudiants de Periodisme amb moltes idees per compartir

La Moviola

Crónica deportiva juiciosa y sensata

Football Citizens

La Biblioteca del Fútbol

Descartemos el revólver

[El blog de Juan Tallón]

Bendita Dakota

El blog de Jardiel Poncela y Phil O'Hara.

Damas y Cabeleiras

Historias de un tiquitaquero blandurrio cuyo único dios es el pase horizontal

¡A los molinos!

“Cada vez que se encuentre usted del lado de la mayoría, es tiempo de hacer una pausa y reflexionar”. M. Twain

EL BLOG DE SOME

Marc Roca, "Some"

contraportada

escritos a la intemperie de Diego E. Barros

A %d blogueros les gusta esto: