Atrapados en el tiempo

(Nochevieja del 2015-2016. Jardiel Poncela y Phil O’Hara aparecen haciendo eses por un oscuro e inmundo callejón, cogiéndose el uno al otro por el hombro y vistiendo sendos smokings. Unos gorros de cotillón y unas narices de payaso completan el atuendo. Jardiel lleva una botella de cava medio vacía en la mano que le queda libre, mientras que Phil porta en la suya un par de copas. Tras torturar al público con una insoportable cacofonía que intenta parecerse a “El vino que tiene Asunción”, los dos se detienen. Jardiel llena las copas de Phil, quien le da una a Jardiel, una vez hecho lo cual, los dos se disponen a brindar por el nuevo año por tercera o cuarta vez).

JARDIEL.- Feliz 2016, señor O’Hara.

PHIL.- Feliz 2016, Jardiel. Me conformo con que este año sea la mitad de bueno que el anterior.

JARDIEL (suspirando aliviado).- El año de la tan anhelada recuperación económica, que parecía que nunca iba a llegar. Pero ya se sabe que lo bueno se hace esperar ¿Sabe una cosa, querido amigo? A veces me siento acosado por los remordimientos.

PHIL.- ¿Y cómo es eso, venerable y apreciado maestro?

JARDIEL.- Por favor, no diga esas cosas, que me hace sentir mayor. Pues verá: creo que he sido un tanto injusto al no confiar en nuestro gobierno. Muy especialmente con el ministro Montoro, con el que tanto me he metido desde las páginas de Dakota. Pero ya he decidido ponerle remedio a tanto desaguisado por mi parte.

PHIL.- ¿Y qué ha pensado, Jardiel?

JARDIEL.- Ayer mismo le he enviado una carta felicitándole por su reforma fiscal. Ya era hora de que las mejoras en el terreno macroeconómico se notaran en los bolsillos de los españolitos de a pie. Treinta euros más al mes en la cartera no son ninguna tontería. Con ellos me he podido permitir esta flamante nariz de payaso que puede ver usted luciendo en mi cara, estimado Phil.

PHIL.- Inversión sabia donde las hubiere, Jardiel, teniendo en cuenta que nuestro ínclito ministro aplicó una importante reducción del IVA a los artículos de broma. De hecho, yo también me precio de haber sabido emplear mi dinero.

(Phil O’Hara extrae con movimiento rápido un matasuegras del bolsillo del smoking y se lo sopla a Jardiel en la cara. Este da un respingo, pero inmediatamente a continuación estallan los dos en una estruendosa y etílica carcajada, tras la cual vuelven a llenar las copas y a brindar).

PHIL.- ¿Y qué me dice usted del amor, Jardiel? No me negará que este gobierno ha hecho gala de una exquisita sensibilidad al rebajar del 21% al 10% el IVA de las flores. De hecho, el pasado San Valentín, la venta de ramos se multiplicó. Es tan hermoso que la gente se quiera…

JARDIEL.- Y que se acuerde de sus difuntos. No vea usted la alegría que se respiraba en los cementerios en el pasado día de Todos los Santos. Se puede decir que éstos eran toda una fiesta de aroma y colorido, aunque resulte un tanto paradójico.

PHIL.- Y no olvidemos la vertiente más carnal del amor. En un golpe de ingenio insuperable, el señor Montoro tuvo el detallazo de aplicar el IVA super-reducido a los artículos relacionados con el erotismo. A eso sí que se le llama sentido de estado.

JARDIEL.- O sea, que usted puede regalarle a la parienta un ramo de rosas que lleve metido un vibrador dentro, y así aunar en un solo presente lo más puro y el lado más oscuro del sexo.

PHIL.- Jardiel, que la fuerza nos acompañe.

(Los dos vuelven a prorrumpir en la misma risa idiota y convulsiva de antes, para luego darle un nuevo tiento a la botella, que parece no acabarse nunca).

JARDIEL (chascando la lengua, complacido).- Excelente cava catalán. Y dígame, ¿cómo van las cosas por allí?

PHIL.- Va a pensar que soy un cursi sentimental, pero le aseguro que por poco no se me saltaron las lágrimas el pasado 23 de Abril, cuando Jordi Pujol, disfrazado de San Jorge, lanceaba al dragón con la bandera de España en su lomo.

JARDIEL.- ¿Pero no están los catalanes en contra del maltrato a los animales?

PHIL.- Hombre, no era un animal de verdad. De hecho, era Oriol Junqueras el que estaba dentro de la piel del dragón, protegido por una cota de malla.

JARDIEL.- Menos mal. Con eso ya me quedo mucho más tranquilo. Y dígame, ¿qué pasó con la piel del dragón tan pronto como ésta fue abandonada por Oriol Junqueras?

PHIL.- Jordi Pujol salió corriendo con ella, alegando que aquél era su merecido trofeo, y ahora mismo está en paradero desconocido.

JARDIEL.- ¿Sabe una cosa, mi queridísimo amigo? ¡Empiezo a ver la luz al final del túnel!

PHIL.- ¡Por el amor de Dios, Jardiel! Le creía a usted más original usando metáforas.

JARDIEL.- No, es que realmente la estoy viendo. Mire allí.

(Phil O’Hara mira en la dirección que señala el dedo de Jardiel y comprueba que, efectivamente, se vislumbra un intenso haz de luz al fondo de un lóbrego y angosto callejón).

PHIL– ¡Caramba, es cierto! Corramos hacia ella antes de que sea demasiado tarde.

(Los dos corren a toda velocidad hacia la luz, para luego encontrarse a sí mismos en la Puerta del Sol, celebrando las doce campanadas del fin de año 2014-2015).

JARDIEL (una vez recuperado del aturdimiento inicial).- Vaya, parece que nos hemos precipitado. Eso, al parecer, era el túnel del tiempo. Volvemos a estar a comienzos del 2015, en plena crisis.

PHIL (disimulando a duras penas su decepción).- Mucho me temo que es así. En cualquier caso, nos queda el consuelo a usted y a mí de saber que éste va a ser un gran año.

(Un transeúnte que ha oído el anterior diálogo, se detiene visiblemente contrariado y los mira a ambos, frunciendo el ceño).

TRANSEÚNTE.- ¿Cómo? ¿Es que no saben ustedes nada?

JARDIEL Y PHIL.- ¿Saber qué?

TRANSEÚNTE.- El gobierno ha ordenado retrasar los calendarios y que vuelva a comenzar el 2015, para así no demorar el cumplimiento de su promesa de la recuperación económica.

(Jardiel y Phil intercambian una mirada de desconcierto)

JARDIEL.- Conque era eso…

PHIL.- Quién nos lo iba a decir a nuestra edad, Jardiel, que es falso el tópico de que hay cosas que no cambian con el tiempo. Es el tiempo el que no cambia con las cosas.

JARDIEL (encogiéndose de hombros).- En fin, ¿sabe lo que le digo yo? Que al mal tiempo… ¡buena cara!

(Jardiel y Phil sacan sendos matasuegras de los bolsillos, con los que se soplan mutuamente. Acto seguido vuelven a llenar las copas, aprovechando que las botellas vuelven a estar llenas como consecuencia del misterioso bucle espacio-tamporal, y se unen al ambiente de regocijo y luminaria propio de las fiestas navideñas. Poco a poco, en el medio de una intensa lluvia de confeti y serpentinas, va cayendo el telón).

 

THE END

Jardiel Poncela

Anuncios

3 pensamientos en “Atrapados en el tiempo

  1. Phil O'Hara dice:

    ¡Magnífico diálogo, aunque de besugos sea! A ver si con el Nuevo Año de una vez por todas medramos y en los próximos los brindis ya son con espumosos de la francesa y francófona, claro, región de Champagne. Saludos y ánimo, mi buen Jardiel.

    Me gusta

  2. O en su defecto, con una limonada con tapa en el Viña (lo del caldo con tapa no me convence, y mucho menos lo de la limonada con caldo, que viene a ser algo muy parecido al caldo con caldo). En cualquier caso, que venga lo que tenga que venir, mi apreciado compañero de lúcidos coloquios hilarantes (recuerde que “hilario” es el otro nombre por el que se conoce al besugo) ¡Feliz 2015!

    Me gusta

  3. Adrián Montes dice:

    Realmente es como si os hubiéseis vaciado la botella de cava

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

4 en Línia

Som 4 joves estudiants de Periodisme amb moltes idees per compartir

La Moviola

Crónica deportiva juiciosa y sensata

Football Citizens

La Biblioteca del Fútbol

Descartemos el revólver

[El blog de Juan Tallón]

Bendita Dakota

El blog de Jardiel Poncela y Phil O'Hara.

Damas y Cabeleiras

Historias de un tiquitaquero blandurrio cuyo único dios es el pase horizontal

¡A los molinos!

“Cada vez que se encuentre usted del lado de la mayoría, es tiempo de hacer una pausa y reflexionar”. M. Twain

EL BLOG DE SOME

Marc Roca, "Some"

contraportada

escritos a la intemperie de Diego E. Barros

A %d blogueros les gusta esto: