Archivo de la etiqueta: Emmett Brown

Regreso a Regreso al futuro

Regreso_al_futuro-912639938-large

(Jardiel Poncela pasea plácidamente por el parque cuando surge de la nada un DeLorean y se detiene a escasos metros de donde se encuentra él. Tras el lógico susto inicial, la curiosidad puede más y se acerca con cautela al vehículo, cuya portezuela se abre bruscamente y a continuación emerge por ella la figura de Marty MacFly, quien tras dirigir una mirada de desconcierto a su alrededor, repara por fin en Jardiel)

MACFLY.- Disculpe, buen hombre, ¿es este el 21 de Octubre del año 2015?

JARDIEL.- En efecto, caballero, así es.

MACFLY (alargando la mano).- Me presentaré: soy Marty MacFly y vengo del pasado en mi máquina del tiempo. Concretamente del 21 de Octubre del año 1985, para ser exactos.

JARDIEL (estrechando la mano que le tiende MacFly).- Jardiel Poncela, para servirle a usted.

MACFLY (mirando de nuevo a su alrededor).- Debo reconocer que 2015 es muy distinto a como yo creía. Por ejemplo, ¿dónde están los coches voladores que imaginaban los guionistas de Hollywood?

JARDIEL (riendo).- ¿Coches voladores? Creo que le echa usted demasiada imaginación, amigo mío. Aquí lo único que vuela es el dinero de las subvenciones a los motores diesel.

MACFLY (frunciendo el ceño).- ¿Todavía andan las cosas así? ¿Ni siquiera se ha inventado el coche eléctrico?

JARDIEL.- Peor me lo pone, sobre todo si vive en España. No se imagina lo cara que está la luz. Normal que los políticos hablen de luces al final del túnel, porque como se les ocurra instalarlas dentro, aviados estamos.

MACFLY.- ¡Pero hombre! ¡Mire que han evolucionado ustedes poco! ¿No se les ha ocurrido pensar en las energías renovables?

JARDIEL.- Precisamente esas son las que más encarecen el recibo. Cuestan un pastizal.

MACFLY.- ¿Y qué importa lo que cuesten? Se supone que la energía es un bien de interés general y que, por lo tanto, el estado cubrirá las pérdidas.

JARDIEL.- ¡Que se cree usted eso! ¡Cómo se nota que viene de los tiempos de antes de la caída del comunismo! Hace tiempo que se privatizaron las eléctricas y se liberalizaron los precios en el mercado de la energía, convirtiéndola en un objeto más de especulación.

MACFLY (suspirando).- De todas formas, le saldrá caro si a usted le da la gana de instalar paneles de energía solar en su casa, digo yo. Cosa que, por otra parte, veo lógica: el que quiera lujos, que se los pague.

JARDIEL.- Vuelve usted a equivocarse: esas instalaciones que dice usted las pagamos entre todos los contribuyentes, porque las empresas que trabajan en el sector perciben subvenciones.

MACFLY (dando un respingo).- ¿Pero no acaba de decirme usted que el sector está privatizado?

JARDIEL.- Claro que sí: cuando hay ganancias, está privatizado. Pero las pérdidas las pagamos entre todos.

MACFLY (dejando caer los brazos a los lados).- ¡No entiendo nada!

JARDIEL.- Ni falta que hace.

MACFLY.- Deberían ustedes preocuparse por tener políticos solventes, que se encargaran de impulsar el desarrollo y la innovación tecnológica en lugar de vaciarles los bolsillos a la gente.

JARDIEL.- ¡Hombre, sea usted un poquitín más comprensivo! ¿De qué iban a vivir los pobres, si no? Tenga en cuenta que ellos tienen también que trincar sus comisioncitas…

(Sintiéndose repentinamente interesado por el último comentario de Jardiel, MacFly cambia la expresión de su rostro y se acerca a hablarle al oído)

MACFLY.- ¡Ahí ha dado usted en el clavo! Quiero proponerle un negocio.

JARDIEL (intrigado).- Usted dirá…

MACFLY.- ¿Qué tal si me indica un lugar donde pueda comprar un libro que recoja los resultados de la lotería primitiva en los últimos treinta años y luego se viene usted conmigo a mi tiempo? ¡Imagínese lo poderosos que podríamos llegar a ser!

JARDIEL (sorprendido).- ¡Vaya, qué coincidencia!

MACFLY (dando un respingo).- ¿A qué se refiere?

JARDIEL.- A un señor que pasó hace poco por aquí, con un coche parecido al suyo, y me hizo la misma pregunta.

MACFLY.- ¿Y qué aspecto tenía?

JARDIEL.- Pues, ya que lo pregunta, era parecido a un vendedor de cupones de la ONCE. Con unas gafas oscuras, como de ciego. Carlos Fabra, creo que dijo que se llamaba.

MACFLY (cuya inquietud va en aumento).- Pero… ¡no puede haber otro coche igual que este! ¡La máquina del tiempo es única!

JARDIEL.- ¡Ja! No sabe usted cómo las gasta esa gente. Seguro que ha visto la película y, con cargo al presupuesto de la Diputación de Castellón, que él presidía, ha puesto a su buen amigo el doctor Emmett Brown a trabajar en el proyecto.

MACFLY.- ¡Eso no puede ser verdad! ¡Doc nunca me traicionaría!

JARDIEL.- Yo no me atrevería a decir tanto. Si le han ofrecido un buen puesto en algún consejo de administración…

(MacFly, desesperado, se lleva las manos a la cabeza y lanza un potente alarido. A continuación, vuelve a montar en el DeLorean, lo arranca y lo hace desaparecer, echándole a Jardiel Poncela una bocanada de humo del tubo de escape. Este emite unas toses, sacude el humo con la mano y se queda mirando resignadamente al público)

JARDIEL.- Definitivamente, el futuro ya no es lo que era.

(Poco a poco, va cayendo el telón)

THE END

Jardiel Poncela

Anuncios
Etiquetado , , , ,
4 en Línia

Som 4 joves estudiants de Periodisme amb moltes idees per compartir

La Moviola

Crónica deportiva juiciosa y sensata

Football Citizens

La Biblioteca del Fútbol

Descartemos el revólver

[El blog de Juan Tallón]

Bendita Dakota

El blog de Jardiel Poncela y Phil O'Hara.

Damas y Cabeleiras

Historias de un tiquitaquero blandurrio cuyo único dios es el pase horizontal

¡A los molinos!

“Cada vez que se encuentre usted del lado de la mayoría, es tiempo de hacer una pausa y reflexionar”. M. Twain

EL BLOG DE SOME

Marc Roca, "Some"

contraportada

escritos a la intemperie de Diego E. Barros